Es todo un mundo…

En nuestro día a día, vamos corriendo de un lado para otro, con horarios muy ajustados, prisas y sin tiempo apenas de parar un momento y fijarnos en lo que tenemos a nuestro alrededor.  En detección como en otros aspectos de nuestros trabajos y día  a día, deberíamos dedicar unos minutos a la observación. En el caso de esta entrada dedicada al olfato, deberíamos también dedicar unos minutos a la observación de cómo se mueven, movidas por las corrientes de aire, las distintas particulas de olor.

No, no he perdido definitivamente la cabeza. Está claro que no podemos verlas a simple vista, pero si podemos imaginar su movimiento y podemos ayudarnos para ello de unas pocas herramientas que comentaremos.  ¿Pero,es esto realmente importante para hacer detección? Claro que lo es!!, si enfocamos el trabajo de detección en la dirección correcta,  favoreceremos a nuestro perro en su  trabajo, ahorraremos esfuerzos y le ayudaremos a que realice un buen trabajo.

Y ¿cómo podemos entonces empezar a imaginarnos ese movimiento en las corrientes de aire?. Para mí, el mejor instrumento es un quemador de incienso. Puedo pasarme ratos y ratos viendo y observando cómo se mueven esas corrientes de aire. La observación me ayudará a entender mejor que es la «nube de olor» que el perro detecta cuando entra en una sala, y que es el «cono de olor»  o como solemos decir también «cuando el perro entra en el cono de olor» y por qué gira bruscamente en dirección del lugar en el que se enuentra la sustancia o insite mucho en una zona concreta de su búsqueda , así como las corrientes de aire, muchas veces inapreciables que hay en un lugar y que pueden transportar las partículas del olor diana que estemos buscando.

Otras veces he visto emplear para localizar la dirección de las corrientes de aire, polvos de talco, polvos de tiza, pulverizadores de agua, cigarros e incluso en una clase que impartía Joseba, un buen amigo, sobre rescate, una pistolita lanzadora de pompas de jabón, que le indicaban la dirección del viento en función del movimiento de las pompitas. ¡Todo un artista!.

Imaginemos por un momento, que el humo que sale de este contenedor son las partículas olorosas que emanan de la sustacia que hay dentro.   Esta imagen nos ayuda a entender que es lo que el perro verá con su nariz cuando llegue hasta él. No hay viento y las partículas irán llenando el contenedor y saldrán formando una nube alrededor del mismo. 

En este otro ejemplo, las partículas, una vez que llenen la figura, al salir al exterior, formarán una imgen parecida a un cono, cuyo vértice será el orificio del contenedor, y será más o menos alargado en función de la mayor o menor fuerza del viento o la corriente de aire.

Y esto cómo nos ayuda?. Es muy sencillo, lo vamos a ver en el este trocito de vídeo.

Si nos fijamos bien, el olor emanaría del contenedor de la izquierda (se percibe un poquito de humo que simularía el olor diana), y que la dirección del viento es de derecha hacia la izquierda.  Si hubieramos comprobado antes de enviar la perro a buscar cual es la dirección de las corrientes de aire, hubieramos decidido que el punto de partida sería desde la izquierda de la imagen hacia la derecha. Es decir, enviaríamos al perro «contra corriente», así localizaría la sustancia en el primer contenedor registrado, con menor esfuerzo, que si lo hiceramos alrevés., que tendría que pasar por todos hasta llegar al que contiene la sustancia….

Es muy interesante observar como se mueven estas «partículas» en el interior de una sala, cuando hay ventilación forzada, o equipos con motores de refrigeración, en el exterior, cuando hay obstáculos, paredes, muros, etc. Además es algo que los guías en detección deben pararse a estudiar ya que influye en el rendimiento de sus equipos.

Haz la prueba, verás como descubres algunos detalles de por qué tu compañero canino ha hecho este o aquel movimiento, o le ha costado más o menos en contrar el olor….

En otra entrada anallzaremos la influencia de la temperatura y humedad en las partículas olorosas.

Autor: Jaime Alonso Borde

2 Replies to “El movimiento de las partículas de olor”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *